Ness

Ness
Esta imagen no me pertenece solo la utilizo para fines esteticos (pertenece Jessica Lewis, si das click en la imagen te enviara a su sitio)

lunes, 26 de marzo de 2012

Algunas imagenes!!

El es Matt (amo a Alex Pettyfer) bueno ya lo yenia pensado para el perosnaje de Matt, ojala a ustedes tambien les guste:P















Unas zapatillas de Ballet (las de Reneesme)
lose soy rara con eso de los detalles.
















La ropa que usa para practicarlo.















El estudio de danza!!








Bueno ya antes les habia mencionado(por eso de los primeros capitulos) que publicaria este tipo de entradas para que se dieran una idea de los lugares y personas!! jaja:P la quieri a todas xoxo Melifer:P

20. ¿Matt? ¿o es mi imaginacion?

Hola!! aqui les traigo otro capitulo que espero ojala les guste y al fin su duda quedara resuelta
ya saben se llevaran una gran sorpresa, el capitulo se creo dado que tuve una pequeña gran discusion con mi amado padre jaja todo se arreglo, ya no hay problemas pero tuve ese momento de inspiracion y he aqui el resultado!!
aahhh se me olvidaba comentarles: ¡GANAMOS! mi equipo gano el tercer lugar en el torneo de "la copa de la amistad" jaja es genial!! todo el esfuerzo valio la pena!!
perdon por no publikar kasi en una semana pero lo compensare lo prometo!! :P


POv. Reneesme

Casi llegábamos a casa de Caroline podía escuchar los ligeros movimientos que rondaban por ahí, además de la voz de… ¿un chico?, bueno eso no me lo esperaba.

Se me hacia conocida pero no sabia de donde.

Mi papa se tenso por un minuto después relajo su expresión pero no del todo. Me baje dela auto al ver que él ya se me había adelantado, se suponía que no se quedaría. Aguce mas el oído para poder escuchar mejor. Solo escuchaba a alguien jugando guitar hero a todo volumen con música de Green day muy escandalosa.

-¿A eso le llamas música? – no pude evitar rodar los ojos.

-Es divertido jugarlos – asegure – sacan toda energía reprimida y todas esas cosas, extraño jugar con Emett. – le debía la revancha.

-¡Vamos Rose es todo lo que tienes! – exclamo la voz masculina, ¿a quien se refería?

-¡Ya lo veras Mathew! – grito Caroline.

Algo me decía que ambos jugaban con el. Me apresure a entrar a su garaje con papa pisándome los talones y gesto pétreo.

-Hola – salude – creo que están algo ocupados. – observe.

-Hola Ness, espera un momento a que gane y te daré mi atención – rei, esa seguridad a veces me intimidaba; siempre tan segura, concentrada al cien en lo que hacia, en estos momentos ganar. – ¡En tu cara! – le grito en la cara del chico al parecer era su amigo Matt – ahh… Hola Edward – saludo a papa. – ahora si Ness ya que GANE – remarco la palabra Matt solo se enfurruño – hay centrarnos en otras cosas.

-Solo fue por un punto – quiso dejar en claro – mucho gusto Matt Thomson – me extendió su
mano con gesto amistoso.

-Reneesme Cullen – dije al estrecharla.

-Un gusto – dijo con una gran sonrisa. – creeme que veras esto muy seguido, nunca te aburriras – asentí.

-Si, Matt deja de asustarla, ella sabe todo eso – de repente fijo la vista en papa, que estaba muy tenso - ¿Qué te pasa Edward? – le pregunto.

-¿Qué hace aquí tu amigo? – le pregunto a Caroline, muy osco.

Ahora lo entendía estaba celoso.

Papa déjala es su amigo – le reprendí en mi mente.

-Con todo respeto es algo que no te incumbe – le respondió Caroline con tranquilidad– pero si Ness, tu o Bella se les ocurre pasar por aquí, solo para que no se vayan a asustar se los diré – nos miro a mi y luego a mi papa – Matt va a vivir en mi casa por una temporada, esta por empezar la universidad y va a estudiar aquí.

Mi papa abrió los ojos como platos en cuanto escucho esas palabras.

-¿Tu abuela esta de acuerdo? – le pregunto reprimiendo su enojo.

-Fue su idea. – respondió Caroline en un encogimiento de hombros.

-¡Que! ¡Como es posible! – exclamo Edward – como puedes dejar que un chico se quede en tu casa a si como asi. – escupió entre dientes.

Matt apretaba fuertemente los puños, el también estaba enojado.

-Edward he aguantado todos y cada uno de tus intromisiones, cuando abres la boca de mas no
tienes derecho siquiera a levantarme la voz porque no eres mi padre – dijo con voz quebrada levantado la voz unas cuantas octavas – aunque a veces me gustaría que lo fueras – admitió en un susurro.

Todos, incluso papa se quedaron callados por lo que dijo Caroline sobre todo lo ultimo. Salió del garaje sumamente enojada fui detrás de ella, muy enojada con Edward cabe mencionar.

-Espera – me detuvo Matt del brazo – no vayas ahora, dale su espacio necesita tranquilizarse – suspiro y soltó mi brazo.

-Creo que debería de ir a buscarla… - empezó a decir papa pero lo calle con la mirada.

-Ni se te ocurra ir a buscarla si valoras tu vida – no lo decía en broma; mi papa le dedico una mirada sombría pero Matt ni se inquieto – esa mirada me importa un reverendo cacahuate, - siguió sin piedad – no puedo creer que le armaras esa escenita por nada, vengo a estudiar no a ligar y mucho menos con ella es mi MEJOR AMIGA – recalcó las palabras dejando todo en claro – ni su padre la hace pasar por eso – dijo con desdén pero este me pareció que no iba dirigido a

Edward sino al padre de Caroline.

Por un segundo, un muy insignificante segundo vi a Edward intimidado por alguien.

-Ella te aprecia en serio que si pero… creo que hable de mas – se callo – será mejor que vaya a
buscarla antes de que se dañe a si misma o a alguien mas – murmuro.

-Voy contigo – me apunte. Matt asintió.

Mi papa se quedo ahí parado como una estatua.

Vuelve a casa – le pedi en mi mente – luego habrá tiempo para arreglar las cosas por favor por esta vez confía en mi, soy su amiga y Matt la conoce mejor que yo, sigue tus instintos por esta vez y deja aun lado tu don.

No supe si me haría caso pero por su bien esperaba que si.

-¿Puedo hacerte una pregunta? – le pregunte a Matt; asintió. - ¿Desde cuando conoces a Caroline? – pregunte con timidez esperando a que mi pregunta no le incomodara.

-Desde siempre – me respondió cortésmente – es mi mejor amiga. Bueno yo tengo dos años más que ella, pero desde que éramos pequeños nos hemos llevado bien.
Se veía feliz recordando todos esos momentos.

-Algo me dice que no esta aquí – dijo pensativo.

-Lo mas seguro es que este en su casa – dije Matt negó con la cabeza. – entonces, ¿Dónde esta? – pregunte preocupada.

-Creo saber en donde esta – susurro – no la veremos hasta mañana será mejor que regreses a tu casa. – sugirió.

Una suave brisa llego y con ello me trajo el olor a Matt, me quede estática en mi lugar, ese olor me era tan conocido había vivido con el prácticamente toda mi vida pero con un matiz diferente.
Olía como a los Quileutes pero con algo mas… primitivo. Pero no por eso dejaba de oler bien, tenia que ser el aroma de Matt no cabía duda, sobre todo porque no había nadie más conmigo.

Salimos del jardín/bosque de Caroline.

-Ella mañana estará mejor te lo aseguro – noto mi nerviosismo – la veras igual de loca como cualquier otro dia.

-Mi hermano se ha pasado – esperaba que papa me hubiera hecho caso y ya no estuviera aquí.

-¿Es tu hermano? – me pregunto con incredulidad.

-A veces desearía que no lo fuera estoy muy molesta con el – admití – por lo visto no soy la única – dije recordando lo de hace un rato.

-Bueno pues no lo parecen, claro hablando de actitud – sonrió; cuando sonreía de esa forma pareciera que lo conociera de siempre – no puedo entender que le haya hablado de esa forma, Caroline le tiene mucho aprecio pero se ha pasado y yo que pensé que podría agradarme. – medito en voz alta.

-Caí bien – lo defendí débilmente – solo que digamos que es algo anticuado, es como si hubiera nacido a principios de siglo XX – brome, para nada era una broma.

Matt soltó las carcajadas reprimidas.

-Eso ya lo note – dijo cuando paro de reir – ¿Te llevo a tu casa? – pregunto, para ser cortes.

-No es necesario – dijo la voz de Edward a mis espaldas; contenida. Nunca podría confiar en mí. – aquí estoy yo para llevarla de regreso. – bueno por lo menos fue mas cortes.

-Supongo que nos veremos en otra ocasión – se despidió Matt no sin antes enviarle a Edward
una mirada de advertencia – mañana estará en la escuela te lo aseguro – asentí.

Me encamine al auto de Edward recargandome en la puerta.

-No piensas entrar – inquirio; no le respondi, ni expresado en voz alta o internamente – vas hacer que te haga entrar al auto a la fuerza – me encogí de hombros – vamos Ness… - lo mire con frialdad. Se alejó de mí en cuanto vio mi mirada.

-Eres un idiota Edward Cullen – dije en un susurro abriendo la puerta del auto de un tirón esperando arrancarla por le brusco movimiento, cosa que no sucedió.

-¡Reneesme Carlie Cullen! – grito mi papa.

Me gire a verlo con gesto amenazante, me importaba tan poco lo que pudiera decirme en estos momentos, desde luego que después me sentiría como la peor persona del mundo, pero no ahora.

-Me debes respeto soy tu padre – me exigió, bufe un gesto involuntario – si crees que yo no me siento mal…

-¿Por qué no puedes confiar en mi? – le pregunte Reprimiendo las lagrimas - ¿Acaso te cuesta tanto? ¿Te molesta no poder contar con tu estúpido don que no trae mas que problemas? Conozco a Caroline y… todo lo que dijo es cierto; ella aguantado tus escenitas de celos con calma, cuando metes la pata de la peor forma finge no haberse ofendido y para colmo… - ya no tenia palabras, fuerzas o ganas para seguir con la lista. Ya estaba llorando – hace un rato prácticamente prometí que haría mi mas grande esfuerzo para ya no hacerte rabiar, pasar mas tiempo juntos… - dio un paso mismo que yo retrocedí – no puedes tener el control de todo entiéndelo, Matt es su amigo de siempre, de toda la vida; Caroline confía en el, ¿Por qué no confiar nosotros? – le pregunte.

Edward se quedo en su lugar como una estatua perfectamente inmóvil, inexpresivo. Sopesando toda la información que le di; exigía respeto tendría que dar también su parte para pedirlo a cambio.

-Matt – lo llame de vuelta en el garaje.

Levanto la vista un tanto avergonzado como si hubiera escuchado toda nuestra conversación.

-¿Puedes llevarme? – le pedí en un susurro apenas audible.

Asintió. Me tendió la mano para subir a… ¿su moto?

-Es mía, necesito un medio de transporte – se encogió de hombros – si quieres puedo llevarte en auto.

-No. Esta bien siempre me he querido subir a una – mis padres siempre me lo prohibieron por que era demasiado peligroso, pero al diablo con las reglas, también tenia derecho a divertirme.

Se subió en la motocicleta. Me indico como subir, me abraze fuerte de su cintura; solto una risita.

-Sujétate. – rio por lo bajo antes de arrancar y que suelo chirriara a nuestras espaldas.

No importaba si mis padres me regañaran, me gritaran que hice algo estúpido y temerario, me castigaran por el resto de mi existencia porque la adrenalina corriendo por mis venas valía la pena.

-Vuelta a la derecha ya casi llegamos – dicho esto Matt redujo la velocidad hasta que se detuvo frente a mi casa. – gracias, nunca había viajado en moto.

-Cuando quieras – me ofreció – ojala todo se arregle con tu hermano y Caroline, fue un
placer conocerte Reneesme – sonrió y volvió a arrancar su motocicleta en dirección contraria.

sábado, 24 de marzo de 2012

GRACIAS!!

Hola a todas, primero que nada les quiero agradecer por leer mi blog y aqui les dejo un video (ojala y se vea bien) para agradecerles, digamos que es una forma de vernos en persona!!


video

ojala les guste porque hice como cinco jaja ;), aa otra cosa ni se asusten si hablo todo golpeado, con sarcasmo y de modo muy directo!! asi hablo yo realmente y para que no digan les dejare un adelanto del cap siguiente:

20. (sin titulo aun)


-¿Puedes llevarme? – le pedí en un susurro apenas audible.

Asintió. Me tendió la mano para subir a… ¿su moto?

-Es mía, necesito un medio de transporte – se encogió de hombros – si quieres puedo llevarte en auto.

-No. Esta bien siempre me he querido subir a una – mis padres siempre me lo prohibieron
por que era demasiado peligroso, pero al diablo con las reglas, también tenia derecho a divertirme.

Se subió en la motocicleta. Me indico como subir, me abraze fuerte de su cintura; solto una
risita.

-Sujétate. – rio por lo bajo antes de arrancar y que suelo chirriara a nuestras espaldas.

Ojala les guste, quizas la historia vaya un poco tediosa pero creeanme si no entendieron el principio sera muy dificil hacer una continuacion...

gracias xoxo Meli

lunes, 19 de marzo de 2012

19. Momentos

Hola chicas!! al fin les dejo otro capitulo, rompi mi record mas de una semana sin actualizarme siento orgullosa;) n se crea, para este capitulo les recomiendo que escuchen la cancion de "Butterfly Fly Away" de Miley Cyrus n_n, ya veran porque!!
Tambien les tengo que dar algo muy importante para todas las seguidoras del blog y para las personas que lo leen!! ojala les guste Esta imagen es especial porque demuestra que su imaginacion, la de todos vuela alto, me parecio una bonita comparacion!!
POv. Reneesme
El hielo se derritió conforme iban pasando los minutos, el dolor se me fue pasando poco a poco, desinflamando todos mis músculos fue muy relajante. Dure en el baño cerca de cuarenta minutos en los que no pensé en nada importante, más que en pedir disculpas a Edward, si se las debía, con sus perfectos diecisiete años en apariencia y mas de un siglo de antigüedad, seguía siendo mi padre, uno muy anticuado por cierto. Como si no supiera que yo no me fijaría en alguien más,
sobre todo ahora. Suspire, también a él se le pasaba lo obvio. Puede que ya pasara mi etapa de depresión masiva, que mis pesadillas hayan cesado, sin embargo, eso no quiere decir que no sienta el vacío en mi pecho, cada vez que nombro en mi mente al innombrable.
-Enana – Lucas toco la puerta del baño de mi habitación – ¿aun estas viva o te congelaste? – Me pregunto burlón, le gruñí levemente – creo que esta viva Edward, - genial mandar a mi “hermano” que buena táctica papa, pensé sabiendo que no me escucharía.
-Lucas no se supone que lo gritarías – genial los dos estaban en mi habitación, la privacidad no es posible en esta casa.
-Nunca especificaste – dijo con el mismo tono socarrón – en fin los dejo tengo que ir a cazar por ahí.
Sus pasos cada vez se fueron alejando más; en estos días se ha estado alimentando de más, una “simple precaución”, como había dicho Lucas.
-Papa sé que estas ahí fuera – dije envolviéndome en una toalla. Abri la puerta y efectivamente estaba ahí afuera.
Me pare frente el, mi papa desde luego desviando la mirada a otro lado como si de
repente la ventana fuera tan interesante.
-Papa – le llame para volteara a verme – me puedes ver después de todo tu me trajiste al mundo – no lo hizo. Suspire. Saque la pijama de mi closeth y volví a entrar al baño para cambiarme.
Odiaba que tuviera esas extrañas costumbres de principios del siglo XX, si mi papa es un caballero pero a veces se pasa, ¿así habría sido siempre con Bella cuando era humana? Me estremecí de solo imaginármelo, ahora si podía compadecerme de ella.
Salí del baño completamente vestida, Edward volteo a verme con cara de alivio.
-Lo siento – me disculpe antes de que papa dijera algo y lo abrace. – Sé que no debería de hablarte de esa manera pero a veces no te siento como si fueras mi papa – confesé avergonzada. Sus brazos se cerraron a mí alrededor al escuchar eso.
No me gusta pensar de esa forma pero por más que quisiera, y vaya que lo deseaba, es que parece de mi edad y vaya que es mucho más viejo.
-Solo tengo mas de un siglo Nessie no soy tan viejo – genial por alguna razón podía escuchar mi mente mama debió de ir con Lucas – y si, Ness asi me comportaba con tu madre cuando era humana – mordí mi labio reprimiendo una risa que luchaba por salir, preguntándome como pudo haber soportado tanto tiempo así - ¿a que te refieres? – me pregunto por mi pregunta no expresada en voz alta, esta bien no solo a mi se me pasan los pequeños grandes detalles.
-Papa por si no te has dado cuenta soy medio humana y si yo estaba así por… - me calle yo sola me recordaba momentos dolorosos e innecesarios – no me imagino como debió de estar mama por ti en su momento… - me miro como si acabara de descubrir un gran tesoro.
-Tu eres un gran tesoro no solo para mi y tu madre también para toda la familia – no pude hacer mas que bajar la mirada; hablar de sentimientos nunca seria lo mio – tampoco lo era para Bella – siguió con la misma conversación; ahora si que me sentía culpable yo los trate de la peor forma a todos y ellos como si nada – ven aquí Nessie – me sentó en su regazo como cuando era mas pequeña acurrucándome en su pecho – nadie te culpa Nessie culpan a ese perro – me estremeci por su mención – todo mejorara, ten fe.
-Soy una… persona irritante – reconoci mi papa rio con su musical risa – si ya lo había notado pero al parecer solo lo soy contigo.
-Tienes razón – reconoció aun riendo – pero debe ser porque me quieres lejos de tu mente -sugirió.
-Si en gran parte es eso. – me reí – prometo dejar de amargarme la existencia. - Me puse de pie de un salto – vamos te tengo que enseñar algo, quizás vaya con la ocasión… - lo jale de la mano hacia la habitación en donde estaba su piano que yo tocaría.
-Hace mucho que no lo haces – observo perplejo; definitivamente había notado por qué ya no lo hacia.
-Hace mucho que no tenia una buena razón para hacerlo – sonreí; como Lucas se la pasaba cazando, mis padres por ahí haciendo de la suyas yo me quedaba en casa aburrida o con Caroline que prácticamente vivía aquí, estaba aburrida y me puse a tocar el piano; me trajo recuerdos bastantes… pero valió la pena – eso espero – murmure.
Me concentre en deslizar mis dedos por el piano y recordar la canción, la primera canción hecha por mí, incluso cantaba sin darme cuenta de este hecho; esta canción es especial, es para alguien especial, me hizo recordar todas las locuras que lo hice pasar, sobre todo cuando mama no estaba – secuestrada por tía Alice o Renee – y papa se tenia que quedar conmigo. Esperaba que le gustara.
-Esta preciosa – musito mi papa – ¿es para mi? – su voz se quebró de un modo extraño fue cuando comprendí que “lloraba” a su manera. – si pudiera créeme que lo haría.
Me lance a sus brazos, con la ayuda de mi don le dije lo que significaba para mi y que aunque siempre nos peleábamos yo lo quería mas, mi genial forma de demostrar mi amor. Se rio por mi comentario pero no era mas que la verdad. Ahora faltaba una para mama, no seria muy difícil, pensándolo bien si.
-Sera igual de hermosa – me aseguro – no importa lo que diga ella siempre será así.
Suspire. Se volvió a perder con sus propias palabras, a veces se le olvida que estoy aquí y puedo escucharlo.
-No podría olvidarte aunque quisiera – me volvió asegurar – sigo sin comprender que hice de bueno para que la vida me haya dado una esposa, una hija y un hijo – murmuro con adoración en la voz; era lo mismo que yo pensaba pero al revés: que había hecho yo para merecer esta familia – con el simple hecho de estar aquí es mas que suficiente para todos. Aunque este ultimo no la esté pasando nada bien.
-Lose me lo conto todo – me deshice del abrazo de mi padre para poder ver mejor su expresión: perplejidad, con una pequeña nota de molestia – sé que no crees que sea correcto pero de todos modos para mi es importante saberlo, Caroline es mi amiga y si puedo hacer algo para evitar que corra peligro lo hare. – dije con voz firme. Me sorprendí de mi misma muy rara vez, por no decir que nunca defendía a las personas o intercedía por ellas – sé que no lo esta pero…
-La quieres – afirmo mi papa.
-Es como si no guardara secretos que pondrían en riesgo su vida – me encogí de hombros – sé que no debería encariñarme, en algunos años nos mudaremos, ella envejecerá y no la veré más – si, esa siempre será mi historia: una vida más o menos normal, pocos amigos y su inevitable muerte, ya estaba resignada para todo eso.
-No pienses así disfruta el momento – levanto mi barbilla lentamente con uno de sus fríos dedos – me hace sentir culpable, yo no sabia… bueno en que así ves las cosas. – se le notaba en los ojos.
-No es tu culpa – pensé bajando la vista de nuevo – a veces a mi se me olvida que ustedes ni me esperaban – se me escapo una risita.
-Fue difícil – supe de un mediato a lo que se refería: mi nacimiento. Toda mi familia se negaba a decirme como fue siempre evitaban el tema; de igual manera supe que no diría mas. – Algún día te lo vamos a contar todo, ya pasaron quince años – medito con el rostro tranquilo, inexpresivo – seguimos sin saber como explicarlo correctamente. En serio que nunca antes había sido tan feliz.
-No puede ser que en más de un siglo hayas estado totalmente amargado – dije con incredulidad.
-No amargado pero si muy solo – dijo con seriedad – hasta que llego tu madre y después tu… nunca creí en la posibilidad de ser padre Ness, comprende que para mi también es y seguirá siendo difícil, aprendo sobre la marcha – me guiño un ojo – también comprende que soy como cualquier padre celoso por su hija, aunque parezca tu hermano – me dijo burlón.
-Y tu comprende que tener novio es en lo que menos pienso en estos momentos – dije en el mismo tono sin poder ocultar del todo mi tristeza – y no creo que tengas que molestarte por eso hasta el próximo siglo – o milenio agregue para mis adentros con el mismo tono que había usado antes – en serio papa no haría nada sin tu consentimiento, siempre serás el primero antes que cualquier otro chico. – le dije sintiendo cono la sangre subía a mis mejillas.
Mi papa sonrió por lo que acababa de decir.
-No me preocupare hasta el próximo siglo – dijo complacido con su típica sonrisa torcida – en serio que te pareces tanto a tu madre cuando era humana, sobre todo cuando te sonrojas a ella siempre le sucedía – acaricio mi mejilla con la yema de sus dedos, me puse mas roja -simplemente adorable. Son la seis de la tarde y ya estas en pijama – observo con una ceja enarcada en dirección a mi ropa.
-No saldré o me escapare a ningún lado hoy – bromee.
-Caroline llamo hace rato preguntando por ti pero estabas en la ducha así que – eso me pasa por estar casi una hora encerrada en el baño, pero valió la pena – dijo que si podías ir a su casa o que si ella podía venir aquí. Como si necesitará pedir permiso. – sonrió rodando los ojos.
Yo sabía el motivo por el cual Caroline preguntaba, ese motivo tenia nombre y apellido: Lucas Cullen. Evitaba toparse con el, bueno se evitaban mutuamente por diferentes razones claro esta.
-Caroline es alguien con la que puedes conversar sin molestias – dijo mi papa; el, mama y yo nos llevábamos muy con ella Lucas era la única excepción – su presencia no te incomoda e increíblemente a ella tampoco. Lucas debería darle una oportunidad.
-No creo que eso suceda – dijo la voz de Lucas a nuestras espaldas con una sonrisa triste – ohh… no se molesten por mi sigan platicando sobre mi tu cantante sin problema alguno yo solo iba de paso – dijo con sarcasmo y una sonrisa mas genuina. – si quieren hasta me quedo a platicar con ustedes. – creo que se molesto. Su extraña manera de expresar su enojo.
-Bastante – susurro mi papa divertido – Lucas trata de bloquear algo a toda costa de su mente, ni idea de que sea.
-En fin iré a casa de Caroline – dije yendo hacia mi closet por algo de ropa. – ¿me llevarías? – pedí con cara de cachorro esa que tía Alice me enseño y que nunca fallaba. – recuerda que no quieres que estropee tu bonito y lujoso auto, aun no aprendo a conducir del lado contrario – a eso no podía negarse; por mas desesperado que estuviera de estar con mama ni de loco me dejaría conducir.
-Cinco minutos – murmuro saliendo de mi habitación.
Genial.
Nunca te metas con los autos de Edward si valoras tu vida, lo conocía lo
bastante bien como para saber que ese era uno de sus puntos débiles.

miércoles, 14 de marzo de 2012

CHEER... is my life

ANIMAR ES MI VIDA

Bueno en varias ocasiones les he dicho que animar es algo que me gusta mucho, es uno de mis sueños frustrados, muchos piensan que no es un deporte, sin embargo si fuera facil seria futbol, todos mis respetos a los que juegan futbol - las pelotas siempre me dan en la cara - pero ser animadora es mucho mas que mover el trasero, gritar porras y bailar!!
Cuando subes tienen que tener confianza de que tu base - las que te cargan - te atrapara, tienes que confiar en ti en que todo te saldra bien, confiar en que puedes ganar!!

Les dije en una entrada que les ensañaria los que hacemos... pues aqui esta.
(no pude bajar videos de mi equipo pero aqui les dejo otros igual de buenos, incluso mejor)

http://www.youtube.com/watch?v=uEVVgPNG-Ms&feature=g-vrec&context=G2abcc99RVAAAAAAAABg%C3%A7
este es el link del concurso al que fui!!
chequen este link!! se van a soprender de lo que ven!!
Estas son algunas fotos:) mi equipo sale tambien las amo <3
Esto de las fotos se me ocurrio por el hecho de que estoy enojada y no se como sacar mi furia, a lo mejor ni les interesa pero por lo menos aqui alguien me escucha:/
Hoy cuando sali de la escuela unos chavos solo se fijaban (y todo lo escuche) en que "las porristas estan bien buenas" (cito sus palabras exactas) y en mi pais la palabra "buenas" se refiere a que estan bonitas solo por su cuerpo, es decir, ni se fijan si estan lastimadas o que tanto ejercicio hacen para tenerlo siquiera. Eso me molesta mucho!! :@ y todavia disen palabras peores que no mencionare por respeto:( , esa palabra se me hace estupida, esa es la palabra por el modo en que la usan. ellos no durarian ni un dia en las practicas.
Ojala y me sepan entender, esto es mas que ser una cara bonita,
es ejercicio, regaños, haga frio o haga calor tenemos que estar ahi, es entrenar durante meses para tres minutos maximo que dura una rutina, si te lastimas levantarte, que cuando grites: "TODO SUBE NADA CAE" tenga un verdadero sentido.
Tener un equipo que te apoye, te diga tus errores y te diga que si se puede en el momento justo.
Que si vas a volar alto no solo sea en tu imaginacion tambien sea en la realidad, no tener miedo y dar lo mejor de ti; puedes caer pero ahi va a estar tu equipo para levantarte!!
Creo que ya me pase;( lo siento hasta creo que me explaye mas que cuando subo capitulos:P, bno gracias por escucharme!!
me siento orgullosa de lo que soy!!
las quiero a todas y ya no tardo en subir!!
xoxo Meli c:

domingo, 11 de marzo de 2012

18.

POV. Reneesme

-A si que tu eres Reneesme Cullen – me di vuelta para encontrarme con esos mismo ojos caramelo de hace unos momentos, no era una pregunta.

Asentí con timidez mirando mis zapatos mientras el rubor se extendia por mi mejillas. ¿Por qué este chico-vampiro provocaba estas reacciones en mi?

-Un placer conocerte – tomo mi mano y beso el dorso, caballeroso – ¿Cuál es tu siguiente clase? – me pregunto.

Hace apenas un momento me miraba con algo parecido a la repulsión y ahora se comporta tan amable era eso o me estaba volviendo paranoica.

-No me vas a responder – afirmo sonriendo de manera… perfecta, me deslumbro por un momento.

-Artes – susurre. Mis mejillas se tornaron aun mas rojas – voy a llegar tarde si no me apresuro – lo rodee y camine a rápido paso humano.

¿Quién era el? Por la forma en que me hablo pareciera que ya me conociera, sin embargo, yo no recuerdo haberlo visto alguna vez. Lo tendría que ver todos los días en bilogía y sabe cuantas clases más. Di un gran y largo suspiro. Aun tenía tres clases más… que por suerte pasaron mas rápido de lo que tenia planeado. Al fin llego uno de mis martirios… ballet.

En estas tres semanas de una manera u otra lo e evitado pero hoy no tengo ninguna excusa creible. Bailar me trae recuerdos felices, pero también me trae recuerdos que duelen porque precisamente el esta en ellos. Mis clases siempre me las impartió tía Alice, mis papas estaban orgullosos de verme bailar aunque siempre me moría de vergüenza cuando estaban presentes por suerte tia Alice siempre los convencia para que salieran del estudio de la mansión Cullen – si mi papa y sus ideas. – aun asi ya no podía posponerlo mas, al fin y al cabo si ya no aguantaba mas la clase podría salir alegando sentirme mal.

Me dirigi a los vestidores del estudio, en donde ya se encontraba mi ropa – mis papas solian jugar sucio – ellos sabían que en cualquier momento me escabulliría. Suspire, ya no me quedaba mas que cambiar mi horrendo uniforme por mi horrenda ropa para ballet.

Me cambie rápido omitiendo detalles – como que no llevaba ropa interior – y entre rápidamente al estudio. Todos me miraban, chicos y chicas expectantes, odiaba no poder ser invisible en estos momentos; los ignore lo mejor seria ponerme a calentar antes de que la profesora llegara.

-Muy bien chicos del lado izquierdo chicas al derecho – ordeno la profesora con acento francés – me acomode en un hueco de la barra esperando instrucciones. – veo que tenemos una nueva compañera porque no se presenta – asentí con timidez.

-Me llamo Reneesme Cullen – me presente – llegue hace tres semanas de EE.UU y creo que eso es todo.

-¿Ha practicado ballet? – me pregunto, vaya pregunta obvia.

-Si desde que tenia seis – repsondi con una timida sonrisa, no me creeira si le dijera que desde que aparentaba seis.
-Muy chicos hoy practicaremos los plies – bueno algo fácil.

La profesora empezó a dar indicaciones de lo que haríamos. Empezó la música con ello moviéndonos sincronizadamente, hace mucho que no hacia eso y lo mas seguro es que terminara totalmente adolorida de pies a cabeza, si fuera por mi ya habría salido de este salón. La clase termino y si, estaba adolorida y mucho.

-Srita. Cullen podría hablar con usted – me pidió la profesora antes de salir.

Me acerque a ella sus ojos brillaban como si se encontrara con un tesoro.

-Tiene un talento nato – lo que me faltaba, respire audiblemente – no le interesaría estar en un nivel mas alto – no era una pregunta ella esperaba que mi respuesta fuera un si.

-No – negué con la cabeza – hace mucho que no practico me tengo que volver a acostumbrar, en este momento no se como me mantengo en pie – no era una excusa, era la verdad.

-Consideralo para un futuro – asentí y Sali del estudio.

Mis papas pagarían por esto. Estaba tan adolorida que apenas sentía mis piernas, lo peor todos me miraban, ya había superado eso como para volver a empezar. Refunfuñe camino a los vestidores, necesitaba usar algo de ropa normal. Saliendo de la escuela ya me esperaba mi amado padre – nótese el sarcasmo – recargado con aspecto divertido y casual recargado en su auto, quizás un pequeño y misterioso golpe contra su auto no le caería nada mal. Su expresión cambio como lo había esperado: seria y claramente molesta. Sabia que si me metía con el auto de Edward se olvidaría por un momento que era su hija haciendo estupidez y media; enarco una ceja en mi dirección y con el dedo me indicó que me apresura a caminar. Me encanta cuando mi papa se comporta como el adolescente que nunca fue. Suspire y me apresure a llegar al auto. No me dirigio la palabra ni una sola mirada.

-Me fue muy bien, todas las miradas sobre mi, una maestra entrometida y gran parte de mi cuerpo adolorido fuera de eso estoy bien gracias por preguntar – dije con una sonrisa sarcástica.

-No me comporto como un adolescente – dijo con voz contenida; quizás exagere con mis pensamientos se enojo mas de lo previsto. – Y yo nunca me olvidaría de que eres mi hija, aunque dañaras algo tan sagrado para mí – acaricio el tablero del auto. No pude evitar rodar los ojos.

-¿Por qué le dan tanta importancia a los autos? – pregunte; toda mi familia tenia esa rara obsesión al parecer solo Bella y yo éramos la excepción.

-Nos gusta la velocidad – se encogió de hombros con una sonrisa.

Ya se me olvidaba el asunto primordial que estaba en mi cabeza desde la mañana.

-Hay un nuevo vampiro en la escuela – dije seriamente – esta en mi clase de bilogía.

Mi papa se tenso y apretó mas el volante.

-Es vegetariano – me apresure a decir – se llama Alexander, acaba de llegar hoy y… - dude en decirle lo siguente pero de todos modos se entararian, trague el nudo en mi garganta – me hablo, creo que ya sabe que se su secreto. – dije en un susurro omitiendo mis reacciones.

-Mas le vale no volver a hacerlo– me dijo con voz mas contenida que antes y con algo de ¿celos? – por supuesto que son celos Ness crees que voy a dejar que un vampirito desconocido con quien sabe que intenciones se te acerque – me quede perpleja.

Definitivamente había hecho mal en burlarme con la escena de celos con Caroline.

-Papa te recuerdo que tú también eres un vampirito – dije con una sonrisa – y si decido hablarle… bueno, el vampiro no es nada feo. – dije batiendo las pestañas coquetamente.

-Ni se te ocurra – era tan fácil hacer rabiar a Edward; si estaba molesto. Con esa voz suya tan amenazante. –no sabemos que intenciones pueda tener, la advertencia también es para ti Reneesme. – esta bien si se enojo, solo me decía por mi nombre completo – solo estoy preocupado no se si sea peligroso estar cerca de el.

Rodé los ojos si, quizás tuviera razón. Encendí la radio buscando algo para distraerme lo encontré con rapidez. Edward estaba apunto de cambiar de estación.

-Ni se te ocurra amo esa canción – dije tratando de que mi voz sonara amenazante pero no me funciono bien ya que empezó a reir… bueno a eso podían jugar dos.

Subí el volumen al máximo cantando la canción me la sabia de memoria. Girls just the wanna have fun… cantaba. Hace mucho que no la escuchaba cuando me - para lo que faltaba mucho - regresaran mi reproductor de música la descargaría y la escucharía una y otra vez hasta quedar sorda.

-Nunca te lo regresare – dijo mi papa con sus cambiantes estados de animo. – sobre todo después de saber que esa canción te encanta.

-Es tu culpa no salir de la música clásica – mi papa sabia tan bien como yo que esa música era mi tortura simplemente no se me daba como a el le gustaría; llegamos a la casa bajamos con rapidez inhumana y entramos. – mami mi papa me esta molestando. No me deja hacer amigos. – prácticamente entre abrazándola.

Ya me imaginaba la cara de Edward. No tendría precio. Le mostré a Bella la conversación – omitiendo algunos detalles por supuesto – y la escuche gruñir.

-Edward deja ya a Nessie – voltee a ver mi padre y me fulminaba con la mirada – todavía no tienes porque comportare como el hermano/padre celoso que eres – bueno eso no me ayuda mucho – no dije que te ayudaría. – me susurro al oído.

Se escucharon las carcajadas de ambos resonar como campanillas en toda la casa. Fui refunfuñando hasta la cocina; me concentre en buscar una cubeta y verter todo el hielo que había en el refrigerador llene dos hasta el tope. Suspire. Esta es la ventaja de tener fuerza sobrehumana no necesitaba ayuda para cargarlas escaleras arriba. Mis papas me miraron con curiosidad aun sin hacerse la idea de para que las querría, no era muy difícil de imaginar. Las vertí en la bañera con agua fría, me quite la ropa esperando que mi papa me diera algo de privacidad, algo totalmente imposible y entre enella. Sentí de inmediato el choque de las temperaturas, mi piel cálida contra el hielo. Me dieron escalofríos que con los segundos desaparecieron, de alguna
manera me relajaba. Era raro, mi piel es cálida pero la de Lucas es mas fría, según mi abuelo esto se debe a que él tiene más de vampiro que de humano, no tan gélido como un vampiro pero no tan cálido como humano. Suspire; ni entre los de mi especie lograba encajar. Mis músculos se empezaron a relajar al instante, ser medio vampiro a veces era una bendición otras una maldición.
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

oly;) a todas bueno boy a publikar hoy porq' mañana empiezo con los examenes y es una carga... pfff, diganme quien rayos presenta ed. fisica, orientacion, ciencias experimentales?' no me pregunte de que me serviran en un futuro, pero equis....
Les queria proponer algo interesante jaja;) = es que este tipo de ideas se me acurren cuando como algo dulce, esta vez fueron galletitas de chocolate con chispas de colores, pero bueno aqui el punto es que hare una especie de concurso o convocatoria, para que me armen un POv. del personaje que ustedes quieran para saber mas de la historia, ya de ahi yo puedo darle mas empuje o como sea que se diga, preferentemente de un personaje que las tenga mas intrigadas!!
Claro que va a ver premios jaja, las gracias por ejemplo, nee no se crean una bonita imagen hecha por mi o mejor una foto mia, jaja nee no se crean, pero la verdad es que si me gustaria que participaran, el capitulo ganador lo pondre en una de mis entradas y con una mencio honorifica de la persona ganadora.
Estas vana a ser las bases:

1. Que este listo para antes del 30 de marzo.
2. Que este super imaginativo.
3. Que cuente una historia a la que se le pueda alargar.
4. Los datos deben ser: nombre de ustedes, el blog o lo que sea que escriban (asi hablo yo normalmente plis no se asusten), como se inspiraron.
5. enviarlo a esta direccion:

melifer.951108@gmail.com
*Esta convocatoria tambien es para las personas que leen el blog pero que no tieenen uno, quizas con esto se animen.

Eso es todo amigas!! jaja me senti el conejo bug's bunny, jaja bueny cuidense y un beso grande
xoxo Meli <3

miércoles, 7 de marzo de 2012

17. Disculpas

POv. Reneesme
Asentí con lentitud.

-No se por donde empezar – admití – un momento y… nuestros papas. – no escuchaba ningún
ruido.
-Les pedí que si nos daban un momento de privacidad fueron a cazar por ahí – sonrió con
tristeza.
Hace mucho que no hablaba con Lucas el solía evitarme después de nuestra discusión, algo
de lo que siempre me arrepentiré.
-Lo siento – dije con la voz quebrada – jamas debi de decirte todo eso, no te lo merecias.
Yo no soy nadie para… - puso un dedo en mis labios para evitar que siguiera hablando.
-Yo también lo siento y… perdón por hacerte pasar un mal rato con tu amiga – dijo con una
extraña mueca – no era mi intención y el golpe que recibi la verdad es que si
me lo merecia.
-Puede que eso si – estuve de acuerdo – pero todo lo que yo te dije… tu me confiaste
muchas cosas, me viste como una verdadera hermana y… lo único que hice fue
recordarte los peores momentos que viviste, que luchabas por dejar atrás.
Siempre me escuchabas por tonto que fuera mi problema y… - empece a llorar
descontroladamente.
-Calmate Nessie – me atrajo a su pecho para consolarme, acariciando mi espalda en un
intento por tranquilizarme – Ya todo quedo atrás. Todo me lo dijiste cuando
estando enojada, se que estas arrepentida no es necesario que me lo digas. No me dolió tanto el que me lo hayas dicho sino que tu me lo dijeras – confeso – todo lo que te conté es cierto, estoy arrepentido y por mas que quiera olvidarlo no puedo, eso es parte de mi vida. – Me aclaro – no estoy enojado solo que en su momento me dolio mucho, solo te lo había contado a ti, fue mas bien decepcion. – eso es lo que me gusta de Lucas me dice las cosas como son y no se anda con rodeos.
-De todos modos yo no soy nadie para hacértelo recordar – dije después de unos largos
minutos – yo se que te hice daño, y no tengo palabras para pedirte una disculpa, fui tonta, inmadura, egoísta, no me importo que los demás la pasaran
mal por mi culpa. Ya sabes lo que sucedió… soy un monstruo. Me siento como uno. –conclui en un susurro.
-No eres un monstruo – me contradijo y me apretó mas contra su pecho – eso lo creeiria de
mi pero de ti nunca, eres muy inocente Nessie, sentiste culpa, remordimiento por lo que fuera a suceder, pero a la mayoria en la familia les ha pasado, me incluyo. – voltee a verlo cuando pronuncio la ultima frase. – no te sientas mal Ness, todo sucede por algo aunque no sepamos porque. – Suspiro – y como sé que no dejaras de culparte tendré que aceptar tu disculpa. – tenia una pizca de diversión en su voz. Me comenzó a hacer cosquillas en el estomago, mi debilidad – vamos enana no me digas que no extrañabas esto – mis carcajadas evitaban que pudiera hablar – porque yo si, te extrañaba hermanita.
-Yo también – dije cuando dejo de hacerme cosquillas – entonces ya todo esta bien – quería
asegurarme.
-Mejor que nunca – dijo con una gran sonrisa.
Así estuvimos un buen rato platicando de cualquier cosa como cuantas chicas ya
habían invitado a salir a Lucas, a cuantas había rechazado, si ya tenía amigos…
-Lucas te puedo preguntar algo – le dije con timidez.
-Lo que quieras enana – me alboroto el pelo por la mala cara que puse, me irritaba que
me llamara así pero también me gustaba.
-¿No te agrada Caroline? – le pregunte. Sabia que este tema era adentrarse a buscar una
aguja en un pajar, pero esa duda ya había estado en mi cabeza desde el
incidente. Espere a que me respondiera.
-No es eso – me respondió con cuidado, midiendo sus palabras – es mucho mas complicado que
eso, me gustaría que todo hubiera quedado en esa pelea y que… yo no le agradara – confeso – no puedo estar cerca de ella, es peligroso.
-¿Porque? – le pregunte, me perdí de una parte.
-Edward no ha dicho nada porque yo se lo pedí además de no querer preocuparlas sobre todo
por ti – segui sin entender nada – Estas confundida pero creo que tienes que saberlo, aunque tu padre me asesine después por lo que te voy a decir…
-Nuestro padre – lo interrumpí, una sonrisa se pinto en su rostro pero no le llego a sus
ojos. – ya no interrumpiré lo prometo.
-Caroline, no me desagrada solo me pego en mi orgullo – dijo bueno no era muy difícil de
entender – pero hay algo mas… - se detuvo; en su mirada podía ver que se debatía entre si decirme eso de vital importancia o no – no lo note hasta que llegamos a su casa… tiene un olor increíblemente dulce – confeso avergonzado.
Me quede en shock. Escuche bien o Lucas acaba de confesarme que el olor de mi amiga le
atraía.
-La tua cantante – susurre muy bajito.
-Creo que la encontré – dijo igual de bajo que yo – odio que me suceda esto, tiene un olor
tan… irresistible, nunca había sentido tanta sed en mi vida – siguió contando – es por eso que no la tolero, una simple chica humana llega y me hace sentir esto. No es justo, llevo luchando mas de cincuenta años contra ella y… estuve a punto de tomarla así sin mas, no sé que hubiera pasado si no hubieran estado ahí. – admitió.
-¿Ella te gusta? – le pregunte con curiosidad y preocupación, mi voz tenia un leve temblor.
-Me gusta el olor de su sangre – aclaro – ella es bonita pero la verdad no creo soportarla
por mas de dos minutos en un mismo lugar, su forma de ser me desconcierta, me irrita.
-Sé que podrás con esto además de que cuentas con el apoyo de alguien que sabe sobre este tema – le mostré con mi don a Edward y a Bella – además muy rara vez se ven, por no
decir que se evitan mutuamente.
Los dos reímos porque eso es exactamente lo que hacían.
-Te prometo que no me acercare a ella – dijo con seriedad – es tu amiga y siempre voy a
estar agradecido con ella, aunque no lo diga en voz alta, por traerte de
regreso a la normalidad.
-No tienes que prometer nada – lo disuadí – confió en que harás lo correcto, bueno en lo
que creas correcto, no le harás daño. – asegure.
-De cuando acá tú eres la que ve el futuro – inquirió con los ojos entrecerrados para
agregarle escepticismo.
-Se llama confianza – remarque cada una de las palabras – eres mi hermano favorito y jamás
dejaría que hicieras algo de lo que te arrepintieras después.
-Nessie soy tu único hermano – dijo con sorna - aprecio mucho esa confianza pero podría
fallar, la sed… nunca la había sentido como una necesidad, para mi es algo
fácil de ignorar aun así su aroma es tan… - dejo la frase sin terminar y tomo
un gran respiro.
-¿Cuál es su aroma? La verdad es que yo no le he prestado tanta atención – admití; me daba
curiosidad saber, yo nunca me he fijado en el aroma de las cosas y de las persona mucho menos.
-Es una mezcla entre lilas, vainilla y fresas – dijo con una sonrisa – en serio me doy
cuenta que es una combinación fatal. – suspiro resignado. – no me acercare a ella, tampoco es que desee hacerlo pero… bueno yo me entiendo. – dijo al fin.
Los dos reímos mi hermano solía tener ese tipo de conversaciones consigo mismo.
-Te extrañe mucho Lucas – lo abrace.
-Yo también enana – me envolvió con sus brazos – ese perro va a pagar por lo que te hizo,
te lo juro.
No me gusto el veneno que destilaban sus palabras.
-No me agrada que hables así – dije en un susurro.
-No voy a dejar que nadie dañe a mi hermanita – dijo como cualquier hermano celoso – mucho menos uno que no la merece.
-Ya déjalo Lucas no vale la pena – dije esto no muy convencida de mi misma – mañana hay
escuela tenemos que descansar.
-Es hora de que las nenas se vayan a dormir – me cargo como un costal de papas y me llevo
hasta mi habitación. – descansa mañana te espera otro día. – me recostó en mi
cama.
-¿Y tu a donde vas? – le pregunte molesta.
-De caza – me respondió con una mueca – necesito alimentarme si voy a estar rodeado por su
aroma, no es que me vaya a acercar a ella pero… tu entiendes. – asentí. – nos vemos mañana Nessie – me beso en la frente y salió de la habitación a velocidad sobrehumana.
Llene mis pulmones de aire soltándolo lentamente.
Al fin las cosas quedaron claras, ahora si podía respirar con tranquilidad dejando de lado
el detalle del innombrable, pero fuera de eso todo empezaba a tomar su rumbo.
Me dormí sin pesadillas.

Me tocaba biología con esta clase no la compartía con nadie conocido, increíblemente ya
tenia amigos gracias a Caroline porque si fuera por mi seguiría con mi normal
timidez. Dos semanas pasaron dos semanas desde el incidente con Caroline, todo
quedo arreglado mi papa se disculpo por su indiscreción y a mi amiga realmente
parecía darle igual como si ya no lo recordara. Estar en este lugar alejada de
mi hogar la verdad que si me ha ayudado mucho, no a olvidar pero si a tener
nuevos recuerdos. Biología era de mis materias favoritas, sin embargo, eso no le quitaba lo aburrida.
-Muy bien chicos – el profesor entro al aula haciendo que todos se callaran – tenemos un
estudiante nuevo denle la bienvenida a…
-Alexander Di Antoni – completo el chico.
Me quede en shock en cuanto lo vi. Mi corazón latió mas arrítmicamente de lo normal, sentí mi
cara enrojecer, de todo lo que me pudo suceder precisamente esto me sucede.
-Siéntese al lado de la Srita. Cullen por favor estábamos por iniciar la clase – le pidió.
Sus ojos centellaron a la mención de mi apellido pero recompuso su expresión en menos de
un segundo, fue como si apellido le recordara algo. Ver sus ojos fue mi perdición. Ahí fue cuando note que no era una persona la que se sentaba al lado de mí.
Sus ojos de color caramelo se fijaron unos segundos en los míos para después tornarse
serios, en toda la clase no me volteo a ver ni de reojo. Me evitaba, esa era mi conclusión. Vampiro. Estaba cien por ciento segura de que se trataba de eso, era un vampiro que la parecer no le caía nada bien, ni me conocía; quizás se dio cuenta de que yo se su secreto. Me gustaría poder ser amigos alguien a contarle todo sin temor a decir algo de más. Suspire. No creo que eso sea posible, no después de la forma en que me miraba – calculadora y fría – la clase termino al fin. No puse gran atención a la clase no es que fuera muy necesario. Me tocaba artes me levante de mi asiento con un agil movimiento y me apresure a salir. El auditorio no quedaba muy lejos del salón.
Alguien me toco el hombro.
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-
Hola! jaja ya saben hoy publico [demasiado pronto para mi gusto, pero la escuela no me deja de otra:(] por esa razon, no tengo tanta tarea (milagro) lo malo es que la proxima semana empiezo con los examenesn no se quien los haya inventado pero quiero regresar el tiempo y evitar que eso suceda pero bueno ya que mas le hago... bueno ojala les guste el capitulo ;) pronto vendra la verdadera accion creanme!! jaja ;) otra de las razones es que como entre entrenamientos, ni para que les cuento pero llego como a las cinco de la tarde a mi casa;( ya se imaginaran lo kansada ke termino pero kiero ganar!!! :D algun dia les mostrare en blog lo que asemos!! bueno aqui les dejo una imagen, espero que les guste!! Gracias por su amistad!! <3

domingo, 4 de marzo de 2012

16. (No encontre un buen titulo:P)

POV. Reneesme

-Espero que Caroline no les haya causado problemas – estábamos en la sala de la casa de Caroline ablando tranquilamente mientras su abuela le decía con la mirada: “por
lo menos eso espero” – bueno mejor dicho tantos problemas – se corrigió.

-En absoluto – se apresuró a responder Bella – es muy tranquila para ser una adolescente.

Todos reímos menos mis papas. La abuela de Caroline faltaba poco para que se tirara al suelo
de la risa, la misma Caroline estaba que lloraba de la risa por el comentario
anterior y yo… bueno había visto con mis propios ojos su “tranquilidad”.

-Lo siento pero eres la primera persona que dice que Caroline se comporta de manera
tranquila – decía Agatha a mi mama. – perdón por los ataques de risa histéricos pero… - ya no pudo completar la oración la risa le gano.

Eddie y Bella nos miraban como si fuéramos de otra dimensión.

-También de que toca el piano excelentemente bien para ser una adolescente – agrego mi
padre, todavía no dejaba ese asunto.

Las risas cesaron de repente. Agatha le lanzo una significativa mirada a su nieta cargada
de expectación como si no estuviera enterada de este hecho.

-¿A si? – pregunto con incredulidad. – no sabia que tocaras el piano Caroline, de nuevo.

Genial papa, tenias que abrir la boca en el momento menos indicado – pensé – se nota que las dos están incómodas por el tema.

-¿Por qué yo no sabia nada? – le pregunto Agataha A su nieta con mirada acusatoria.

-Porque no tenías que saber nada – susurro con la mirada en el suelo – de hecho nadie
tendría que haberse enterado. – dijo mas alto.

No miraba a nadie acusatoriamente, ni a papa que sinceramente si se ganaría un par de esas
miradas. Se levanto silenciosamente del sofá que compartía con su abuela y subió las escaleras con gesto ausente. Mi papa hizo ademan de levantarse y seguirla pero mama lo detuvo.

-Lo siento por su actitud es que… a veces los recuerdos no se pueden quedar en donde a
ella le gusta ponerlos – esa frase capto mi atención tenia un significado oculto – no fue su culpa – dijo mirando a Edward – es complicado eso es todo.

De un momento reíamos y al otro el ambiente se torno serio.

-Creo que será mejor que nos vayamos – sugirió Bella en voz alta.

Edward y yo asentimos.

-No se comoagradecerles – dijo la abuela de Caroline en la entrada – se tomaron demasiadas
molestias.

-No tiene nada que agradecer – dijo mi papa con un claro gesto de disculpa – cuente con
nosotros para lo que necesite – ofreció.

-Igual ustedes – dijo con una amable sonrisa – lamento lo de hace unos minutos.

-Espero que Caroline este mejor – dije.

Su abuela me miro de una manera tan… cariñosa, que me hizo sentir rara, en un buen sentido.

-Yo también espero eso – dijo con una calida sonrisa.

-Nos vemos pronto Agatha – se despidió mi papa.

El auto se lleno de silencio, muy incomodo por cierto tanto que daba la impresión de que
cualquier simple sonido lo quebraría haciéndolo explotar. Eddie manejaba a
160Km/h había extrañado manejar así, pero no parecía disfrutarlo como era
costumbre. Llegamos a casa en menos de quince minutos.

-Creí que dejarías de ignorarme – me dijo de repente cuando entramos a la casa – Bella
dijo que seguieramos con nuestros juegos hasta que llegaramos a la casa.

-Lo decía de un modo menos literal – dijo con resignación.

Todos en mi familia sabíamos que era raro no pelearme con mi padre todos los días hasta
parecía raro que no nos pelearamos, claro mama y Esme siempre terminaban regañándonos justo cuando empezaba lo divertido.

-Yo dije que jamas te ignoraría no que dejaría ser terca – sonrei angelicalmente batiendo
mis pestañas.

-Eres un pequeño monstruo – dijo mi papa con su típica sonrisa torcida – pero eres mi
pequeño monstruo.

Me abrazo. Por eso amaba discutir con el; nuestras discusiones siempre terminaban así.

-Papa, yo si respiro – le recordé zafándome de su abrazo pero no me dejo.

Mi mama sonreía esto no era buena señal.

-No hasta que prometas no llamarme Eddie de nuevo – me cargo y me dio vueltas, no es justo el sabia que yo odiaba cuando hacían eso, pasar tanto tiempo con tio Emett le había afectado –cualquiera que conviva con Emett le afectaría, además yo también odio que me llamen Eddie. – no dejaba de darme vueltas y con eso de que él no se marea… podríamos estar así todo el día. – tienes razón.

-¿Por qué si se escucha tan tierno? – pregunte con inocencia, la verdad era que si me llamaba la atención porque no le gustaba que le llamaran así.

Dejamos de dar vueltas, gracias a Dios.

-Naci a principios de siglo XX las personas no solian abreviar de manera estúpida sus nombres – me dijo con dulzura. Auch eso dolio. Mi nombre era una abreviatura y al parecer era estúpido. Subi las escaleras a velocidad poco humana – Ness espera no quize decir eso.

Me encerré en mi habitación y le puse seguro, no era que una puerta lo fuera a detener pero por lo menos así quedaba claro que quería privacidad.

-Edward se supone que tu eres el que piensa mucho las cosas – lo regaño mi mama – Ness es la persona mas terca que nosotros dos juntos, déjala a solas ya sabrá ella cuando salir. Te cubro con mi escudo cariño piensa libremente. – me dijo mi mama a través de la puerta.

-Gracias – susurre sabiendo que me escucharía.

No me gusta que piensen que mi sobrenombre es estúpido, mi papa me lo acaba de dejar en
claro. Me gusto desde un principio tanto como la persona que me otorgo.
Evitaba pensar en Jacob, no era sano después de lo sucedido, pero ¿Cómo sacármelo de la cabeza? En cada recuerdo de mi vida Jacob a estado ahí como mi amigo, mi hermano, mi novio y peor, ¿Cómo sacarlo de mi corazón? Lo amaba, lo amo y dudo que deje de hacerlo algún día. Sé que reaccione de ese modo el día de la cazería no tanto por mi familia, sino por el. Solo él tenía ese poder de afectarme tanto en muchas maneras. Olvidarlo no figura en mi lista de opciones; esta semana me ha demostrado que puedo ser feliz… sin el, sin embargo, no por eso me siento completa. Al momento que Jake se fue de mi lado sentí como si se llevara una parte de mí con el, siento un hueco en el pecho cada vez que lo recuerdo, un recordatorio de que jamás volverá a ser mio ni estar a miles de kilómetros de distancia hacia que se redujera. Duele y mucho, pero no puedo dejar mis emociones a un lado lamentablemente no soy como Caroline en ese sentido capaz de controlarlas. Desde hace tiempo que las pesadillas cesaron algo bueno para variar, tengo amigos a los que no les doy miedo o no sienten la necesidad de alejarse, algo que nunca creí que sucediera, podría llegar a adaptarme hasta que llegara el momento de partir y dejar todo atrás, esa siempre seria la peor parte. Disfrutaría cuanto tuviera ahora. Salí de mi habitación y en menos de un segundo ya tenía a mi papa frente a mi con un gesto de disculpa en el rostro.

-Olvídalo – hable antes de que empezara a disculparse – no hay nada que disculpar.

Agache la mirada, expresando sentimientos soy como un caracol totalmente lenta. Me cuesta decirlos en voz alta, con mis propios padres me es difícil.

-Para mi no Ness – me abrazo – yo si te puedo decir lo mucho que te quiero. A Bella ni se diga podría decírselo toda la noche y a ti igual, nunca me cansaría.

Enrojeci.

Odiaba cuando sucedia eso de las muchas cualidades de Bella – notese el sarcasmo – me tenia que heredar precisamente esta, pensándolo bien es mucho mejor que la torpeza.

-Para mi es adorable – dijo mirándome a los ojos – te pareces tanto a tu madre, sobre todo cuando te ruborizas. – enrojecí aun mas – Adorable.

Suspire.

Como llevarle la contraria, odiaba que fuera tan meloso pero a la vez me gustaba era como la típica conversación casual que tiene padre e hija cuando están en plan de enojados, claro que mi papa aparenta diecisiete años lo cual lo hacia un poco incomodo. Enarco una ceja en mi dirección. Me encogí de hombros, el sabia que en este asunto tenía toda la razón.

-Se te olvido que también heredaste su terquedad – me dijo sonriente.

-Eso lo herede de ambos – lo corregí, ambos tercos como mulas y he aquí el resultado – ¿Y Bella? – pregunte. Aun me sorprende que no este aquí arriba en un abrazo grupal.

-Aquí estoy – dijo con una picara sonrisa – tuve que conseguir un par de cosas, no tuve tiempo en toda esta semana así que hay que recuperar el tiempo perdido. – dijo en una triste mueca que no presagiaba nada bueno, para mi.

Saco una bolsita y me la entrego.

-Ábrela – me pidió.
Eddie contenía una sonrisa, Bella ya estaba al borde arrebatarme la bolsita y abrirla ella misma, la abri me lleve una gran sorpresa al ver lo que eran.

-No se atrevieron – dije en un susurro.

-Nos diste dos opciones – me recordó Bella – elegimos la mas viable para…

-Ustedes – grite – no pueden proteger mi poca estabilidad emocional, es mucho pedir. – enrojeci, me sentí como un tomate.

-Fueron tus opciones – me recordó mi amado padre – asi que… espero que te sirvan.

-Son unos enfermos – dije replique asqueada – no pudieron tomarlo como una simple
advertencia o buscarse un nuevo hobbie.

Ambos negaron con la cabeza regodeándose de humillar a su inocente hija. Me regalaron
tapones para los oídos, debería de cerrar la boca o aprender a callar mis pensamientos.

-Odio cuando me toman la palabra – dije con un puchero – deberían a prender a guardarse su
lado adolescente.

Me fui refunfuñando hasta llegar a la sala y dejarme caer en el sofá. Que mas da que hicieran de todas formas de esa manera vine al mundo. Suspire. Nunca podría enojarme con ellos en ese sentido aunque lo quisiera.

-¿Podemos hablar? – sentí un peso al lado del sofá era Lucas. – es importante.

Ya había llegado el momento de disculparme.

***********************************************************************************
Hola chicas aqui les dejo otro cap. espero que les guste, lo subi porque ya me desocupe un poco de la tarea :/ pero esta semana seguro tendre mas:(
Esta semana me pase por el Blog de una chava que se em hizo tan interesante y genial que lo recomendare... es una historia muy diferente... aqui esta su reseña:

La historia es de fantasía, no tiene nada que ver con lobos ni vampiros, simplemente cosas extrañas. Las historia mas que nada trata de una chava (Alina) que simplemente no encaja en el mundo, no confía en nadie. Pero cuando mas se siente sola aparece Paolo, que él es guardián del tiempo, el arregla las cosas, y con solo sacar un reloj de bolsillo detiene el tiempo, y es cuando la ve a ella, y a él no le gustan los humanos, ya que se le hace una crueldad todo lo de las guerras etc. etc. así que simplemente un día la ve y se sorprende por su mirada, pero tendrá que enfrentar varias cosas para llegar a ella, ser su amigo, confidente y novio.
Este el blog dense una vuelta plis, no se arrepentiran!!!!!


http://eltiempodeunamorexiste.blogspot.com

muy bonita reseña de Ingrid Vargas (Asi se llama la chica del blog)
*********************************************************************************************************
Bueno y aqui les dejo el adelanto del capitulo... ¿? sera una sorpresa.

-Tienes mucho que explicar – la voz de Edward se escucho a mis espaldas, monótona, indiferente aun así con esa amenaza latente.

-Realmente no – dije con el mismo tono sin voltear a verlo – si me disculpas tengo mucho que hacer.

Seguí caminando la verdad era que a el no le interesaba el rumbo que tomo mi vacia existencia.

¿Adivinen quien sera? Jaja las dejo con la duda, pero creo que ya se lo imaginaran!!

un beso a todas
xoxo Meli <3